postimg
May 2010 23

Tú mismo puedes hacer una auditoría de energía en casa fácilmente. Con sólo darte una vuelta, podrás detectar muchas cosas que puedes mejorar. Para controlar tu casa, haz una lista de zonas inspeccionadas y los problemas encontrados. Esta lista te va a ayudar a priorizar la mejora en eficiencia energética.

Localización de fugas de aire

En primer lugar, haz una lista de las fugas de aire. El ahorro de energía potencial de la reducción de fugas en un hogar pueden variar desde un 5% y un 30% al año, y la casa será mucho más cómoda después. Comprueba si hay fugas de aire en interiores, por los zócalos, el borde de los suelos o en las juntas de las paredes y el techo. Revisa si el aire entra a través de estos lugares:

  • Tomas de corriente
  • Interruptores
  • Marcos de ventanas
  • Zócalos
  • Burletes alrededor de las puertas
  • Trampillas de áticos
  • Montajes de aire acondicionado.

Además busca los huecos junto a las tuberías y cables, enchufes eléctricos y buzones de correo. Asegúrate de no dejar huecos y que estén en buenas condiciones.

Inspecciona las fugas de aire de las ventanas y puertas. Si se mueven las cortinas, o si ves luz exterior en el marco de la puerta o de la ventana, tendrás riesgo de fugas. Tapa esas fugas. Comprueba el ajuste de las ventanas. Además puedes tener en cuenta la sustitución de las viejas ventanas y puertas con instalaciones más nuevas de mejor rendimiento. Piensa en el ahorro que te podrá suponer a medio plazo la instalación de contraventanas.

Si tienes dificultades para localizar las fugas, es posible que quieras llevar a cabo una prueba de presurización de construcción:

  1. En primer lugar, cierra todas las puertas exteriores, ventanas y conductos de chimenea.
  2. Apaga todos los aparatos de combustión, tales como los calderas de gas y calentadores de agua.
  3. Después, conecta todos los extractores de aire (generalmente en la cocina y baños).

Esta prueba aumenta la filtración por grietas y fugas, haciéndolas más fáciles de detectar. Puedes utilizar varitas de incienso o la mano húmeda para localizar estas fugas. Si usas varitas de incienso, el aire en movimiento hará que el humo ondee, y si usas tu mano húmeda, se refrescará la mano.

Fuera de la casa, revisa todas las zonas donde se unan dos diferentes materiales, entre ellas:

  • Todas las esquinas exteriores
  • Donde el revestimiento y chimeneas se unen
  • Zonas de unión entre la base y la parte inferior de ladrillo o el revestimiento exterior

Deberías sellar los agujeros o perforaciones en grifos, tuberías, tomas eléctricas y el cableado. Busca grietas y agujeros en la construcción y séllalas con el material adecuado. Comprueba el exterior de las puertas y ventanas, y ver si cierran herméticamente.

En los hogares donde se quema combustible (es decir, el gas natural, fuel oil, propano o madera) para la calefacción, asegúrate que el aparato tiene un suministro adecuado de aire. En caso de duda, contacta con tu compañía de servicios.

Aislamiento

La pérdida de calor a través del techo y las paredes de tu casa puede ser muy grande si el aislamiento es menor del adecuado. Cuando se construyó tu casa, el constructor pudo instalar la cantidad de aislamiento recomendado en ese momento. Teniendo en cuenta los precios de la energía de hoy (y los precios futuros que probablemente será mayor), el nivel de aislamiento podría ser insuficiente, especialmente si tienes una casa vieja.

Es conveniente determinar si están bien selladas las aberturas de tubos y conductos. Sin no es así, tápalas con espuma de expansión o algún otro sellador permanente.

Equipos de Calefacción / Refrigeración

Revisa las máquinas de calefacción y aire acondicionado de forma anual, o según lo recomendado por el fabricante. Que un profesional revise los equipos de calefacción y lo limpie una vez al año.

Si tienes equipos de más de 15 años, plantéate reemplazarlo por uno más nuevo, de mayor eficiencia energética. Un nuevo equipo contribuye en gran medida a reducir tu consumo de energía, especialmente si el equipo actual está en malas condiciones.

Iluminación

La energía para la iluminación representa alrededor del 10% de tu factura de electricidad. Revisa la potencia de las bombillas de luz en tu casa. Puedes tener bombillas de 100 vatios o más. Es conveniente utilizar lámparas fluorescentes en zonas dónde se hace un consumo de un mayor número de horas en iluminación. Pero, sin duda, la mejor opción es ir sustituyendo de forma gradual TODOS los puntos de luz por bombillas de bajo consumo o por lámparas tipo led, que rápidamente compensarán la inversión inicial por su mayor duración que las bombillas convencionales y por el menor consumo eléctrico necesario para mantener los mismos niveles de iluminación en casa.

Electrodomésticos

Si necesitas cambiar los electrodomésticos, búsca equipos de etiquetado energético del tipo A ó A+ (consumen hasta un 90% por debajo del consumo medio). Sí, serán más caros, pero el ahorro en consumo eléctrico compensara el desembolso inicial.

etiquetado energetico

Aplicando estos consejos, en breve verás cómo tu factura de la luz disminuye. Se trata, en definitiva de optimizar la energía consumida, es decir, manteniendo e incluso aumentando los niveles de confort en casa, reduciremos la energía eléctrica consumida. Gastaremos menos y estaremos más cómodos en casa.

Fuentes: EVE (Ente Vasco de la Energía)

Departamento de Energía EEUU

Danos tu opinión

Spam Protection by WP-SpamFree